PADRES COLEGAS, HIJOS HUÉRFANOS (Claves para ser padre y dejar de ser amigo de tu hijo)

Cada vez que escucho, que no son pocas veces,“mi hijo y yo somos amigos” por parte de algunos de los padres que acuden a mi consulta, siempre sigo el mismo ritual: escucho atentamente, asiento con la cabeza, inspiro y mientras expiro el aire ladeo mi cabeza hacia un lado y digoPues lo siento mucho…”. Inmediatamente veo la cara de sorpresa en ese padre o esa madre que, muy tímidamente (algunos ni siquiera dicen nada), me preguntan “¿Por qué…?. Mi respuesta es clara y concisa: Porque acabas de dejar huérfano a tu hijo”. Ahí empieza gran parte de la terapia.

Mi hermano no es mi tío, mi vecina no es mi prima, mi amiga no es mi madre y yo no soy la hermana de mis pacientes. Así de sencillo. Del mismo modo, un hijo debe tener unos padres que ejerzan como tal, los padres deben asumir ese rol y no otro. El adolescente escogerá sus amistades a medida que vaya creciendo, de acuerdo a su perfil y a sus necesidades. Entonces, ¿por qué los padres y madres se empeñan en ser colegas de sus hijos como algo positivo en su proceso educativo? ¿Y por qué, en realidad, es uno de los estilos educativos más perniciosos? Le respuesta a la primera pregunta es porque hay padres y madres que huyen del término “autoridad” como si fuera algo negativo en el proceso de educar personas (lo que es altamente nocivo es el autoritarismo; no así el establecimiento de normas, pautas y límites). La respuesta a la segunda pregunta obedece a lo que observo día tras día en mi consulta: las consecuencias de asumir un rol equivocado en una situación determinada tiene sus efectos, y no positivos precisamente. Los padres “colegas” fomentan la poca autonomía y la escasa seguridad en sus hijos, ya que los referentes no han cumplido su función: educar.

padrecolega2

Entiendo la educación como la combinación de dos elementos fundamentales: AMOR y AUTORIDAD. Y a mí, mis amigos no me ponen normas ni límites. Tienen otra función. Pero mis padres sí lo hicieron en su momento, cosa que agradezco. De manera que, para poder establecer un vínculo sano, los roles deben estar claramente definidos. En muchas ocasiones, tras el “colegueo” paternal se busca una relación cercana con el hijo, cosa que está muy bien, pero la comunicación que se establece no es la más adecuada. No hablamos del mismo modo con nuestros compañeros de trabajo que con nuestros amigos o con nuestros hijos. Las reglas del juego deben estar claramente definidas. Hoy nos centraremos precisamente en el estilo paternal más adecuado y en el modo de comunicarse con los hijos de forma positiva, cariñosa y firme, sin ser su colega.

Los adolescentes, como cualquier persona adulta, buscan esencialmente cuatro cosas: ser aceptados, ser respetados, ser comprendidos y ser queridos. El único clima que puede propiciar que estas necesidades fundamentales sean cubiertas es el buen ejercicio de la educación y este proceso requiere que los chavales reciban afecto y cariño por parte de sus padres; que éstos pongan normas y límites, que estén abiertos al diálogo y que ante todo sean claros, seguros, coherentes y firmes.

padrecolega3

Tomamos la educación de los hijos como una receta en la que la combinación de los ingredientes y la presencia o ausencia de estos son fundamentales para la elaboración del plato final: el individuo adulto. De todos ellos, hoy centraremos la atención en dos: la comunicación o “el arte de cómo decir las cosas” y el buen ejercicio de la autoridad. Veamos qué cosas debemos o no debemos decir y hacer con esas personas en construcción llamadas “adolescentes”.

CÓMO NO DECIR LAS COSAS

CÓMO SÍ DECIRLAS

ERES UN VAGO. NUNCA HACES NADA

RARAS VECES CUMPLES CON TUS OBLIGACIONES

ERES UN MENTIROSO

EN MUCHAS OCASIONES NO DICES LA VERDAD

ERES UN IRRESPONSABLE

HAS ACTUADO DE MANERA POCO RESPONSABLE

TÚ A MÍ NO ME GRITAS

ME SIENTO MAL CUANDO ME GRITAS Y NI ME GUSTA QUE LO HAGAS NI LO VOY A PERMITIR

TÚ LO QUE TIENES QUE HACER ES ESTUDIAR

ME GUSTARÍA QUE DEDICARAS MÁS TIEMPO A ESTUDIAR

ESO QUE DICES ES UNA TONTERÍA

NO ESTOY DE ACUERDO CON ESO QUE ESTÁS DICIENDO

YA TE LO DIJE YO QUE TE PASARÍA ESO

CREO QUE ESO TE HA PASADO POR…

SI SIGUES ASÍ, YA VERÁS

CREO QUE DEBERÍAS CAMBIAR TU FORMA DE ACTUAR

NO SIRVES PARA NADA

ESTOY SEGURO QUE HAY ALGO QUE SABES HACER MUY BIEN, PERO AHÍ TE HAS EQUIVOCADO

ME HAS DECEPCIONADO

ME HA DISGUSTADO MUCHO LO QUE HAS HECHO

adolescentes-rebeldes

Busca siempre el fomento de la comunicación afectiva y positiva, así luego no tendrás que lamentar que tu hijo no la utilice contigo. Muchos adolescentes se comunican mal con sus padres y madres porque no han aprendido a hacerlo bien. Son el mero reflejo de lo que han ido observando a lo largo de sus primeros años. A través del lenguaje expresamos la manera que tenemos de procesar el mundo que nos rodea y les emociones que sentimos. Cuanto mejor sea esta comunicación, mayor será el éxito en el manejo de casi todas las áreas de nuestra vida. Dirige tu atención hacia esa comunicación que facilite la expresión de las emociones y la resolución de conflictos. Para ello debes tener ciertas actitudes y evitar otras. Veamos cómo fomentarla.

ACTITUDES COMUNICATIVAS FAVORABLES

ACTITUDES COMUNICATIVAS DESFAVORABLES

  • ESCUCHA ATENTAMENTE

  • CONECTA CON SUS EMOCIONES

  • APOYA Y COMPRENDE

  • HABLA EN POSITIVO

  • SENTENCIAR Y/O JUZGAR

  • INTERPRETAR Y/O ADIVINAR

  • COMPARAR

  • AMENAZAR

Intenta siempre que tu hijo tenga ganas de hablar contigo, no que te rehuya con el típico “no me rayes” y “déjame en paz”. Si tu hijo te comenta “no me entiendes” algo está fallando en vuestra manera de hablaros. Recupera el diálogo con él poniendo en marcha los recursos comentados. Lo que más detestan nuestros jóvenes son las siguientes actitudes, que son las que, en la gran mayoría de los casos, los padres reprochan acerca de sus hijos. Quizás olvidando que ellos también reciben, en ocasiones, el mismo trato:

ACTITUDES QUE LOS ADOLESCENTES DETESTAN EN LA COMUNICACIÓN CON SUS PADRES

  • INTERRUPCIONES Y NO ESCUCHAR

  • ACUSACIONES, CRÍTICAS DESTRUCTIVAS, INSULTOS Y REPROCHES

  • MALINTERPRETACIONES O DAR COSAS POR HECHO SIN QUE SE HAYAN EXPRESADO

padrescolegas2

Educar es formar personas libres, capaces de hacer frente a la adversidad y con un buen concepto de ellas mismas. La única vía que lo permite es establecer, desde que son bien pequeños, tres puntos fundamentales: qué cosas se pueden hacer y qué cosas no; que todo acto tiene sus consecuencias y que las cosas no siempre saldrán como uno quiere. Es necesario educar en el “no” para que el adolescente pueda aprender a gestionar su frustración. Si siempre es “sí” no entenderá las negativas que la vida le podrá delante, que son muchas. Veamos cómo instaurar o recuperar la autoridad perdida en casa.

ACTUACIÓN DE LOS PADRES

MANERA DE EJERCER LA AUTORIDAD

COMPORTAMIENTOS A EVITAR

  • FORMAD UN EQUIPO ANTE LOS OJOS DE VUESTRO HIJO

  • NO OS DESAUTORICÉIS MÚTUAMENTE

  • DECIDID LOS DOS JUNTOS EL ESTABLECIMIENTO DE NORMAS Y LÍMITES

  • NO DISCUTIR NUNCA DELANTE DE VUESTROS HIJOS

  • FOMENTAR LA PARTICIPACIÓN Y EL DIÁLOGO EN VUESTRO HIJO

  • MANTENED UNA ACTITUD FIRME PERO CARIÑOSA

  • POTENCIAR SU AUTONOMÍA (QUE HAGA COSAS SOLO)

  • SUSTENTAD VUESTROS ARGUMENTOS SOBRE VALORES Y NORMAS ESTABLES

  • EDUCAD EN EL EJEMPLO

  • EL MAL USO DE PODER (ABUSO), EXCESO DE CONTROL Y LA VIOLENCIA

  • SER INJUSTO O POCO EQUITATIVO

  • DELEGAR EN OTROS LA LABOR EDUCATIVA (FAMILIARES,

    ESCUELA, ETC.)

  • MOSTRAR DUDAS E INSEGURIDAD

  • UTILIZAR LENGUAJE DESPECTIVO Y/O AGRESIVO

padrescolegas1

Que no seas “colega” de tu hijo no es nada malo, créeme. Él te necesita como padre o madre, le hace falta un referente porque hay ocasiones en que no va a saber qué hacer, por inmadurez, por falta de experiencia o por miedo. Tú eres esa guía que necesita para orientarlo y que pueda decidir de forma autónoma. No tengas miedo a que tu hijo sufra en la vida, desgraciadamente va a ser así. Ten miedo a que no sepa sufrir. Si lo educas en la evitación del sufrimiento (muy lícito pues nadie quiere ver sufrir a quien más quiere) es posible que lo hagas débil e inseguro ante las dificultades de la vida. Habrá ocasiones en que no podrá evitar ciertas circunstancias pero siempre deberá tener un referente para tener una buena actitud que le permita hacer frente a ellas. Ese referente, durante los primeros años de su vida, eres tú. No pretendas ser su amigo, que ya los tiene, encamina todos sus esfuerzos para que tenga lo que más necesita: UN PADRE y/o UNA MADRE.

9788497546911

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.